Reserva Nacional Malacahuello

Reserva Nacional Malalcahuello

Un refugio de la naturaleza

A 120 km de la ciudad de Temuco, en la comuna de Curacautín, se encuentra la Reserva Nacional Malalcahuello, un área silvestre protegida que se extiende por 31 mil hectáreas. Es considerada una de las más hermosas de Chile, entre otras razones, por el paisaje único que contrasta entre la actividad volcánica y glaciar del volcán Lonquimay y los bosques húmedos de araucarias, lengas, ñirres y coihues.

En verano los verdes senderos permiten la práctica de diferentes deportes y actividades outdoor. En otoño los rojos y anaranjados paisajes cautivan a fotógrafos y a quienes disfrutan del avistamiento de aves. En invierno sus bosques y volcán nevado atraen a cientos de fanáticos del ski, snowboard y backcountry. En primavera, en tanto, sus coloridas y llamativas flores inundan los senderos y la convierten en un lugar único.

Visitar la Reserva Nacional Malalcahuello es volver a conectarse con la naturaleza en todo su esplendor. Es sentir la energía del volcán, la paz que entregan las araucarias milenarias, observar la pureza de los ríos y lagunas, y maravillarse con su flora y fauna.

Desde Corralco, emplazado en el corazón de la reserva, puedes descubrir y disfrutar este paisaje durante todo el año.

El Volcán

Lonquimay

El Volcán Lonquimay, que en mapuche significa “Bosque tupido”, es uno de los principales atractivos de la Reserva Nacional Malalcahuello. En una de sus laderas se encuentra ubicado el centro de ski Corralco y sus amplias explanadas son ideales para la práctica del backcountry.

Los Pehuenches

Indígenas